Del envasado al fresco

Comer sano, como la nueva tendencia mundial.

 

Para algunos la migración de los productos envasados a los frescos parece una involución. Sin embargo, diversas experiencias demuestran que un gran sector mundial tiene una inclinación hacia los alimentos frescos, lo que trae como consecuencia mayores ganancias.

“Se está prefiriendo estos productos porque el mundo ahora prefiere comer más saludable”, comenta Ricardo Polis, presidente de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP).

Normalmente los consumidores rechazan los productos en los que se han incluido preservantes químicos. Esta una tendencia global. Es reto es exportar un producto fresco, lo cual es más complicado que exportar una conserva.

El Perú tiene la ventaja de que produce productos frescos en contraestación.

Es decir, se produce cuando la competencia (en este caso, otros países) dejan de hacerlo. Por tanto, se debe buscar que aquellos productos exportables sean rentables en temas de productividad y logística.

El problema es que, en cuanto a temas de logística, el Perú tiene una brecha enorme. “El Perú está creciendo en términos generales a nivel de industria de exportación pero nuestras autopistas y aeropuertos están quedando rezagados.

Requerimos de una intervención estatal urgente”, señala Polis. Y agrega: solo así podremos cumplir con la demanda de exportaciones que están en aumento. No solo en el sector agrícola, sino también en el sector minero, textil, químico, entre otros”.

“Debemos ser optimistas. Se puede llegar a ser una potencia mundial a base de grandes ingresos generados por medio de la exportación de alimentos frescos. Ya lo hemos demostrado el año pasado. Esperamos sobrepasar los US$ 6 mil millones en exportaciones y eso significaría que, después de la minería, la agroexportación se convertiría en el segundo generador de ingresos del país, seguido de la industria pesquera y la agricultura”.

La agricultura ha generado cientos de miles de puestos de trabajo formales en los últimos años, pero no a causa del mercado interno, sino por el mercado de exportación. Esto quiere decir que la agricultura, no solamente en el Perú, también en el mundo, se convertirá en un generador de empleo.

En cuanto a su balance del 2017, Polis considera que ha sido un buen año, a pesar del duro golpe que para el sector significó el fenómeno El Niño Costero. Por otro lado, se ha crecido financieramente en la exportación de productos como la palta, la mandarina, los espárragos, la cebolla y el arándano.

“Ha sido un año positivo, espero que el 2018 sea mejor, ya que las condiciones climáticas se tornan positivas.

Esperamos que siga lloviendo, ya que es importante mantener las reservas de agua”, asegura. Polis considera que recién empieza la campaña de lluvia y que la monitorearán en los próximos tres meses para asegurarse que las condiciones de temperatura no sean extremadamente calientes y, de cierta manera, favorecer una buena campaña.

Expoencuesta

El nuevo Gobierno peruano debería priorizar la modernización de la red ferroviaria rural tanto de carga como de pasajeros?

PERU EN EL MUNDO